Los grupos municipales de Somos Rivas y Rivas Puede, que compartimos responsabilidades de Gobierno en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, queremos hacer algunas consideraciones a propósito de una convocatoria de rueda de prensa con el titular “Rivas exporta su planta de residuos para alimentar una incineradora en Chile”:

 

  1. Este titular no responde a la realidad y genera un reclamo alarmista que favorece la confusión. Ni el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid ni su empresa municipal de servicios Rivamadrid –de capital 100% público municipal) están exportando nada ni participan de la implantación de ningún proyecto en Chile ni en ningún otro sitio vinculado al tratamiento para la incineración de residuos.
  2. Como es conocido por todo el mundo, Rivas ha participado, junto a una empresa privada que es propietaria de la tecnología, en un proyecto de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) sobre un nuevo tratamiento de residuos. La actividad que, al margen de ese proyecto de I+D+i, realice la empresa privada no puede atribuirse como responsabilidad del Ayuntamiento de Rivas ni de Rivamadrid puesto que estos no participan en modo alguno de la implantación o comercialización mencionadas.
  3. El proyecto de I+D+i realizado en Rivas no se ha traducido hasta la fecha en la implantación de ninguna nueva tecnología de tratamiento de residuos tampoco en nuestra ciudad. No hay ninguna planta de tratamiento de residuos en funcionamiento en Rivas.
  4. El compromiso acordado entre ambos grupos municipales es el de favorecer un espacio de diálogo con los vecinos y vecinas de Rivas en el que, dentro de una definición de una estrategia general de residuos, se pueda valorar participativamente el uso o no de la tecnología investigada en el tratamiento de residuos. Desde la Concejalía de Medio Ambiente se organizará ese debate en los próximos meses.
  5. En todo caso, reafirmamos nuestra apuesta por abordar el problema de los residuos en nuestra ciudad de manera integral, potenciando la separación en origen, la reutilización y el reciclaje, y seguiremos denunciando que la incineración no puede ser la solución. En este sentido, continuaremos plantando cara a políticas como las de la Comunidad de Madrid, cuya estrategia de residuos camina en sentido contrario, porque sabemos que dentro de ese modelo que impone el PP se dificulta enormemente cualquier alternativa.
  6. Llamamos a las diferentes entidades y colectivos ecologistas a un debate centrado en las propuestas concretas que podamos ir implementando desde ya. Estamos a su disposición para cualquier aclaración sobre los hechos que denuncian, pero les pedimos igualmente rigor a la hora de señalar a Rivas como responsable de algo en lo que no ha participado. El enemigo común es la política de residuos insostenible e injusta de la Comunidad de Madrid, y seguro que podemos trabajar conjuntamente en alternativas comunes.